Quiénes habitan en Los Picos de Europa ......


Las altas cimas están dominadas por riscos, roquedos y  prados subalpinos, donde habitan el rebeco cantábrico y el corzo. El rebeco es el más importante de los ungulados que campean por el parque, junto con el jabalí y el corzo. El ciervo penetró en el parque al expandir sus territorios, procedente de los vecinos montes de León. Se estima que dentro de los límites del parque vive actualmente una población estable de entre 40 y 60 ejemplares.
 A media ladera y en cotas inferiores, se encuentran los hayedos, auténticos amos de las laderas, con la presencia del oso y otros mamíferos, siendo también habituales los pícidos, mochuelo, cárabo, urogallo (el Parque es uno de los últimos

refugios para este ave tan amenazada), etc...

 En un nivel más bajo, y próximos al fondo de los valles, aparecen robledales y bosques mixtos de encinares y alcornocales. En el Parque se encuentran los mejores bosques atlánticos de España. Abundan las hayas, robles, avellanos, arces, castaños, nogales... , sobresaliendo la presencia del lobo, jabalí, tejón, gineta, gato montés, azor, gavilán, mirlo acuatico, gorrión alpino,etc... Como en casi toda la Península, también son frecuentes las ardillas, los topos, los ratones y los conejos. También podremos ver, si tenemos paciencia, magníficos ejemplares de búho chico, búho real, águila real, ratonero común, águila calzada, águila perdicera, cernícalo y milano.


En cuanto a sus gentes, los actuales habitantes de Picos de Europa han sabido adaptar su trabajo a los ciclos de la naturaleza, aprovechando al máximo la producción de forraje en verano. Entre los meses de abril a octubre, el ganado, principalmente vacuno, caprino y ovino, sube a los puertos a pastar la hierba de gran calidad, mientras que en los valles se siega el heno, que es guardado para el invierno.

Hace años, los pastores pasaban los meses de primavera y verano cuidando al ganado de montaña, por lo que una forma de transformar la leche en un producto imperecedero era elaborar queso. Hoy en día se elaboran de forma artesana en muchos lugares.
   De esta forma, surgieron los quesos de Picos de Europa. De fuerte sabor y aspecto peculiar, son fermentados en cuevas y son tan variados como sus comarcas de origen: Gamonedo de Cangas, Gamonedo de Onís, Cabrales, Picón de Tresviso, Canal de Ciercos, Picón de Beges, Ahumado de Áliva, los Quesucos de la Liébana, Picón de Valdeón, Quesos de Peñamellera y de los Beyos.

 
Desde su declaración como Parque Nacionasl el turismo en este espacio ha ido cobrando cada vez mayor importancia y supone una importante fuente de ingresos para la economía local, siendo en algunos municipios el primer sector económico.
Varias carreteras nacionales, autonómicas y locales penetran en el parque. Fuera de ellas, está prohibida la circulación de toda clase de vehículos.


El Parque puede visitarse libremente. Existen Centros de Visitantes en Posada de Valdeón, Cangas de Onís y Buferrera.
         Se puede acceder al Parque por la carretera de Oviedo a Santander (N-634) y por Riaño (N-625 hacia Cangas de Onís).
                 Pero aquí hay mucho más que paisaje, hay siglos de historia escritos en los pueblos, en los valles, en las iglesias,
                         en las cabañas de los puertos y en sus caminos.
Por ejemplo, en la comarca de Liébana (en la provincia de
                                  Santander pero lindando con Asturias y León) se pueden visitar las iglesias de Santa María de Lebeña
                                               y Santa María de Piasca y el monasterio de Santo Toribio de Liébana.
         


Buitre Leonado
Rebeco