Nuestro termopar.

Un ejemplo de pares metálicos que resultan efectivos para la producción de corriente es el formado por la unión de cobre y níquel.

Hemos construído termopares uniendo los diferentes alambres que hemos conseguido. Algunos no resultaron muy adecuados, otros tenían distintos grosores y nos resultó difícil trenzarlos. Tampoco sabíamos la composición de muchos de ellos.

El del centro de la fotografía es de un equipo de física del Centro y daba mucha más corriente que los fabricados por nosotros.

A pesar de todo, utilizando nuestros termopares, logramos demostrar el fenómeno de la piroelectricidad y obtener corriente aunque en muy pequeña cantidad.