Introducción
Objetivos

¡Vamos a sacarle electricidad a la materia !

El hombre ha aprendido a obtener electricidad y sabe como manejarla y ponerla a su servicio, aunque en un principio sólo era capaz de arrancar chispas a la materia.

Este trabajo expone los distintos métodos aplicados para extraer electricidad de la materia, las teorías que los justifican y los experimentos para comprobarlas.

La electricidad está dentro de la materia, por todas partes, pero no se ve. Mejor dicho si se ve: los saltos de los electrones en los átomos son los responsables de la emisión de radiación y parte de esa radiación es la luz visible que nos permite ver.

La Humanidad tuvo que esperar al siglo XX para entenderlo.

No es fácil ver a los electrones, ni comprender las funciones que realizan cuando cambian de posición.

Tampoco es fácil asimilar que nosotros mismos estamos formados por muchísimas partículas en continua agitación y que hay más huecos en nuestra materia que volumen ocupado, aún sabiendo como está formada la materia.

A pesar del aspecto de un todo continuo que tiene nuestra carne nosotros estamos poco compactados.

Los electrones están en la parte externa de los átomos y por eso es relativamente fácil extraerlos.

La primera vez que el hombre sacó electricidad de la materia fue seguramente una casualidad. Ocurrió cuando, con algún otro fin, alguien  golpeó una piedra con otra, algún homínido curioso repitió la experiencia y asoció las chispas con el fuego.

Aún hoy nos divierte ver los destellos del gas encerrado dentro de la bola mágica:

Veamos un poco de historia de los descubrimientos eléctricos


Recomendamos resolución 1024x760. Probado con Internet Exlplorer 6.0