Espejos en la mitología: Perseo

Parece ser que los dioses usaban la tecnología para ayudar a sus protegidos.

 

 

En el mito griego Perseo es hijo de Danae y de Zeus. Fue un héroe que realizó grandes viajes, se enfrentó con las Górgonas, cortó la cabeza de Medusa y liberó a Andrómeda, con quién se casó, matando a un monstruo marino que quería devorarla.

Las Górgonas eran tres monstruos que se llamaban Estenea, Euríale y Medusa. Eran hijas de Forcis, dios del mar y de su esposa Ceto. De las tres sólo Medusa era mortal, pero era considerada la Górgona por excelencia. Su aspecto era aterrador y terrible y hasta los dioses inmortales huían de ellas.

Las cabezas, que eran enormes, estaban rodeada de cabellos erizados con forma de serpientes, tenían el cuerpo recubierto de escamas de dragón, los dientes eran tan largos como los colmillos de un jabalí, de sus ojos brotaba sangre, sus manos eran de bronce y con sus alas de oro se desplazaban por los cielos. El poder de su mirada era tal que convertían en piedra a todo el que las miraba.

Para ayudar a Perseo a enfrentarse y vencer a Medusa la diosa Atenea le regaló un escudo que tenía tan pulido el metal que era como un espejo, y le enseñó cómo utilizarlo. Este escudo-espejo se llamaba Aegis.

El dios Hermes también le ayudó regalándole una espada curva que tenía un filo muy especial con la que podía cortar la cabeza de Medusa.

Las Ninfas le entregan a Perseo tres armas que le serán muy útiles: unas sandalias aladas, una alforja y el casco de Hades, que convertía en invisible a quien se lo ponía. Con todas estas armas Perseo llega hasta el país de las Górgonas que se supone que estaba en Hispania, junto a la ciudad de Tartessos.

Perseo encontró a las Górgonas dormidas. Para golpear certeramente con la hoz y lograr cortarle la cabeza, se necesitaba algo más que una mirada de soslayo. Perseo se acercó con mucho cuidado y de espaldas y la miró a través de la parte posterior y pulida del escudo de bronce: así pudo cortarle la cabeza sin mirarla directamente. Las otras Górgonas despiertan pero no pueden perseguirle porque lleva puesto el casco que le hace invisible. La cabeza de Medusa fue llevada como adorno del escudo de Atenea.

De la sangre que brotó de la cabeza de Medusa nacieron el magnífico caballo alado Pegaso (que luego utilizaría para liberar a Andrómeda) y Crisaor, el padre de Gerión (un gigante que poseía tres cuerpos hasta la cintura) al que Hércules mataría en La Coruña y enterraría debajo de la Torre de Hércules.

De aquí la fuerte relación de los espejos con la ciudad de La Coruña que luego sería llamada la ciudad de cristal........pero esa es otra historia :-)

El escudo antimisiles de las fragatas americanas tipo F-100 se llama Aegis. En lugar de ser un simple espejo, es un radar que puede detectar objetos en movimiento situados a una distancia de 550 km. Permite identificar, controlar y seguir 900 blancos al mismo tiempo. Los astilleros españoles Izar, lo montan, con licencia americana, en estas novísimas fragatas. ¿Supera este poder la fantasía mitológica?

Benvenuto Cellini es uno de los más importantes escultores del Manierismo. Una de sus obras mas representativas es "Perseo degollando a Medusa" (Florencia) , fundido en 1554, en el que se muestran influencias de la escuela florentina, de Miguel Ángel y de Rafael.