GIRO DE LOS ESPEJOS: SEXTANTE

Una aplicación de la rotación de los espejos la tenemos en el diseño del sextante utilizado para medir los ángulos de elevación de los astros sobre el horizonte.

Su nombre viene de que inicialmente su limbo se desplazaba hasta la sexta parte del círculo, es decir 60º.

Sextante

Se utilizaba para marcar la latitud de la posición de los barcos en la navegación, midiendo la altura del Sol o de las estrellas.

Descripción del aparato

Consta de un bastidor con unas ramas separadas 45º y de una alidada móvil que se desliza sobre un limbo graduado de 0º a 90º (30º más de los que tenían los primeros sextantes).

 

sextante

La alidada tiene en su extremo inferior un tornillo de manipulación y una especie de nonius que permite la división de un grado en fracciones de 10º de arco. En su parte superior lleva un espejo, E, que está implantado perpendicularmente a la superficie del limbo y de la alidada y coaxialmente con el eje de la alidada, de tal modo que es solidario con ésta. Al deslizarse ésta sobre el limbo se desplaza los mismos grados que la alidada.

Una de las ramas del bastidor lleva un espejo secundario, e, que tiene una mitad transparente y otra azogada (espejo). Es por lo tanto un espejo semitransparente, solo una mitad es espejo, la otra es vidrio. La situación de este espejo secundario es tal que cuando la alidada está sobre el cero de la escala del limbo, ambos espejos, E y e, tienen que estar rigurosamente paralelos.

En otra rama del bastidor existe una pínula o visor que tiene el eje de colimación coincidente con el centro del espejo e.

Funcionamiento y modo de empleo

Para medir la altura de una estrella, lo primero que se hace es colocar la alidada en 0 grados y enfilar a través del visor un objeto distante en el horizonte, H .

 espello e
 En este momento los dos espejos son paralelos y la imagen directa que pasa por la parte transparente del espejo "e", así como la reflejada primero por E y después por "e", forman una sola imagen. La línea del horizonte es continua.

La imagen del horizonte vista a través del cristal de "e" se superpone y se amplía a la derecha con la vista que refleja el espejo de "e".

Por la parte transparente, el navegante puede avistar el horizonte directamente, mientras que la parte que es espejo (la otra mitad) refleja la imagen del horizonte que viene ya reflejada del espejo grande.

A continuación, y sin dejar de enfilar el lejano horizonte, movemos la alidada para girar el espejo y lograr que nos parezca que la estrella o del Sol descienden hasta el horizonte (en el caso del Sol debemos operar con filtros para impedir que la luz que se refleja en los espejos nos dañe los ojos). El valor del ángulo que mide la altura a la que el astro está sobre el horizonte, es el que se mide sobre el limbo del sextante con el nonius de la alidada. La alidada ha girado hasta que nos parece que el astro bajó hasta el horizonte.

Hay que tener en cuenta que aunque la alidada puede girar un ángulo máximo de 45º, la altura máxima que puede medir es de 90º, la escala (limbo graduado) ya está corregida al doble. Recuerda giro de espejos

El ángulo que forman las dos ramas del bastidor es de 45º y la lectura en el limbo es el doble (90º).

Los sextantes dan errores muy grandes, mayores de 10º de arco, y además resulta difícil enfilar de pie el horizonte en un barco en movimiento. A pesar de esto fueron de gran ayuda para la navegación

Este esquema del sextante puede ayudarte a entenderlo mejor.

sextante

 

Este sextante que ves aquí perteneció al abuelo vasco de un amigo mío, y seguro que recorrió mucho mundo.

sextante sextante

Página de enlace a una explicación sobre los sextantes (está en portugués)

Esta otra nos muestra instrumentos que fueron útiles en la navegación.