Sensación térmica
3 / 4

El concepto de sensación térmica trata de aproximar el valor que marcan los termómetros a las sensaciones que tenemos del calor y del frío. Este concepto explica porqué, aunque la temperatura del aire que nos rodea sea la misma, unos días sentimos más calor (o más frío) que otros.

El frío que notamos y que nos obliga a decir ¡tengo frío ! está relacionado con la temperatura del aire, pero también con otros factores, como pueden ser la velocidad del viento, la humedad, etc. Estos factores afectan a la pérdida de energía a través de nuestra piel.
Nuestro organismo es mucho más sensible al frío que al calor pues mientras existen debajo de la piel 250.000 puntos sensibles al frío sólo existen sólo 30.000 puntos sensibles al calor.
Si estás dentro de una habitación en la que el aire está a 12º sentirás distinta sensación si las paredes son de madera, que si son de piedra. La radiación que intercambias con un tipo de pared o con otro hace que tu sensación de frío varíe y tu perdida de energía sea diferente.

Si el termómetros marca 20ºC, con el viento en calma, notamos más calor que otro que también marca 20ºC, pero sopla brisa.
Un día caluroso (25ºC ),con gran humedad (80%), nos parece mucho más caluroso (27ºC).

La sensación térmica se mide en grados, que corresponden a la temperatura "real" en la que notaríamos esa sensación térmica, cuando no existen esas condiciones atmosféricas desfavorables (viento o humedad). Normalmente se da el valor de la sensación térmica para la temperatura extrema del día.

Cada vez son más frecuentes los informes meteorológicos donde se indica la sensación térmica. Búscalo en la red.
Estos informes se hacen con tablas de las escalas de sensación térmica que tratan de compaginar la temperatura con el viento y la humedad. Si quieres saber como usar esas tablas, pide ayuda a tu profesor y pídele que te explique el uso de las tablas.
Uso de la tabla de conversión.