En esta animación puedes ver como la inclinación del Sol en el horizonte hace que, cuanto más se inclina, mayor es la superficie sobre la que se reparte la energía de un haz de luz. Al repartirse sobre una superficie mayor el suelo eleva menos su temperatura.