Construye tu higrómetro

Toma un lápiz o un trocito de madera y sujeta una banda de goma a un extremo. Ata los cabellos al otro extremo de la goma y fíjalos al extremo del lápiz. Prensada (no mucho) contra el lápiz coloca una paja de refresco doblada para que al estirar los cabellos la goma la haga girar. Fija el lápiz en el suelo con un poco de plastilina. Coloca detrás una cartulina en la que habrás dibujado una escala.

Comprueba como la paja se mueve según la humedad del día.

Para ver si funciona exhala tu aliento sobre el pelo y mira si aumenta de longitud.