¿De dónde procede la humedad del aire?

Procede casi en su totalidad de la evaporación del agua en estado líquido que se encuentra en la superficie del planeta (ríos, lagos, océanos, etc.) debido a la radiación solar. También de la transpiración de las plantas y los animales y de la sublimación del agua sólida (insignificante).
Para que este fenómeno tenga lugar el agua debe absorber calor del aire. Por eso es mucho mayor la evaporación en verano que en invierno y es mayor en las zonas cálidas que en las frías.
Encima del mar y de los lagos, y en los lugares próximos a ellos, la atmósfera suele tener mucha humedad. Esta humedad es un importante elemento regulador del clima.


El agua de la Tierra se encuentra en los océanos, los continentes y la atmósfera. Entre ellos existe una circulación continua: el ciclo del agua o ciclo hidrológico. Se puede dividir en dos etapas: aérea y terrestre. En la etapa de paso por la atmósfera se reparte sobre la superficie de la Tierra antes de volver a correr por los ríos volviendo al mar.
El movimiento del agua en el ciclo hidrológico es mantenido por la energía radiante del sol y por la fuerza de la gravedad.
La energía solar es la fuente de energía térmica necesaria para el paso del agua desde las fases líquida y sólida a la fase de vapor, y es el origen de las circulaciones atmosféricas que transportan el vapor de agua y mueven las nubes.
La fuerza de gravedad da lugar a las precipitaciones.

El ciclo hidrológico es un agente modelador de la corteza terrestre debido a la erosión, transporte y sedimentación por vía hidráulica. Condiciona la vegetación y, de una forma más general, la vida en la Tierra.
Sin agua no hay vida y sin su movimiento en la atmósfera no podría regar la tierra para sustentar la vida. (Ver ciclo del agua).